Tendencias

Los efectos que llorar tiene en tu salud

En las siguientes líneas conocerás si el llanto resulta beneficioso o perjudicial para la salud.

Los humanos somos los únicos seres vivos que lloramos en respuesta a una emoción o dolor. Para algunos estudiosos en la materia, botar unas cuantas lágrimas es un tipo de comunicación no verbal que sirve para indicar a los demás que algo va mal o necesitamos ayuda.

Aunque no existe una investigación certificada que demuestre que llorar es beneficioso, si hay estudios que refieren que el llanto ayuda a controlar la respiración, por lo que las personas podrían sentirse en calma después de hacerlo.

Una de esas personas que sintió curiosidad por analizar las consecuencias del llanto fue el psicólogo holandés Ad Vingerhoets, de la Universidad de Tilburg en Holanda, quien pidió a un grupo de voluntarios explicar cómo se sentían después de mirar dos películas bastante emotivas. Estas respuestas debían darse pasados los primeros 20 minutos de la cinta y luego de dos horas.

Los resultados del estudio arrojaron que quienes no lloraron, no manifestaron un cambio emocional, mientras que los que sí lo hicieron sintieron que su ánimo había mejorado. Es decir, el llanto significó para ellos una especie de desahogo.

En un mar de lágrimas

Cuando lloramos nuestra respiración se acelera y nos sentimos más cansados, ya que la corteza cerebral requiere de un 32% de glucosa y oxígeno para mantener el llanto.

Una de las cosas que le ocurre al cuerpo después de llorar es una pérdida energética. De hecho, está comprobado que nadie puede permanecer llorando por más de 10 minutos seguidos. Pasado ese tiempo (que equivale a correr cinco o seis calles), el cuerpo necesita recuperar energías. Esa es la razón por la que a muchas personas les da hambre o sueño después de llorar.

Existen tres tipos de las lágrimas

 

Aquí un dato curioso, pues resulta que no todas las lágrimas son iguales, están: las “basales” que son las que protegen nuestros ojos de objetos externos, algún polvillo o sucio en el ambiente. Las “reflejas” que son las que se dan como resultado de alguna sustancia irritante como el picante o la cebolla, y las “emocionales” que son aquellas que se producen cuando estamos felices, con rabia o tristeza.

De una u otra forma el llanto alivia, por algo lo hacemos de forma natural cuando nos lastimamos. Las lágrimas activan la producción de calmantes naturales y hormonas como la adrenalina y la oxitocina. Algunos estudiosos aseguran que llorar reduce la tristeza o el enfado en un 40%.

Sin embargo, para las personas que sufren de depresión el llorar no resulta liberador, pues quienes padecen ese trastorno mental confiesan seguir sintiéndose mal después de hacerlo. En ese caso ya son palabras mayores, recordemos que la depresión es una enfermedad clínica severa.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar